14 de junio de 2015

Tercer y cuarto día - fin de semana en familia



Estos días han sido los primeros a solas con la familia. Reconozco que al principio estaba un poco asustada por lo que podía ocurrir o como me las iba a arreglar yo sola para entender el idioma. A pesar de esto, me he levantado cada día con ganas de más. Hemos pasado unos días perfectos!! El sábado fuimos a la piscina junto a otra pareja de amigas. Por la noche acudimos a una fiesta que en Francia llaman "La fête de la Musique" y estuvimos con otros correspondants y amigos españoles de nuestro colegio. El domingo fuimos a comer a Saint Malo con muchas chicas y luego paseamos por la zona. Fue estupendo!! Espero que el resto de la semana sea igual de emocionante!!!!!


Júlia González



 



Este fin de semana ha sido… No tengo palabras para describirlo.

Y es que esta experiencia a veces es demasiado para mí. Es muy emocionante. Aprendo muchas cosas.

Este sábado hemos ido a Dinard, las vistas eran increíbles; henos paseado por la “Côte d’Emeraude”. El olor a mar y el sonido de las olas es realmente relajante.

Hemos pasado por el mercado en el cual había muchas paradas de comida y ropa, la gente aquí es muy agradable (a veces, incluso abruma un poco). Para comer compramos unas “galettes saucisses”, la comida es muy buena aquí, pues las “galettes” no han sido una excepción. Después de comer y ver una película en su casa fuimos a Dinan, a una fiesta tradicional, vimos unas danzas africanas excepcionales y jugamos un poco a los juegos que había.

Comimos unos helados muy ricos y volvimos a casa para descansar un poco. Aprendí tanto que hay veces, como ahora, que no me salen las palabras en español o en catalán, sólo en francés, creo que es un gran avance.

Por la noche fuimos con sus padres al festival de la música de Langrolay. Allí nos encontramos con otros “correspondants” y mis compañeros. ¡Nos lo pasamos genial! Fue muy divertido. Aunque estábamos muy cansados todos por ese día tan largo y lleno de emociones.

Hoy es domingo. Por suerte hoy ha sido un día de completo relax. Nos hemos levantado tarde, me ha enseñado un poco a tocar la guitarra. Después de comer, hemos ido a comer otra maravilla de helada (un helado) a St Malo. ¡Adoro los helados de aquí! (mejor dicho: ¡adoro la comida de aquí!) La comida de España no es nada comparada con la de aquí. Hemos descansado mucho hoy ya que mañana hay escuela y tenemos que estar listas. Hemos escuchado música francesa que su hermanita pequeña me ha enseñado. Tiene muy buen gusto musical.:) Esto es todo por hoy :*


Maria Gasull










El fin de semana lo pasamos con las familias. Algunos aprovecharon para quedar con compañeros con sus correspondientes españoles y de esta manera verse las caras todos juntos y aprovechar para hablar, jugar o hacer cualquier actividad todos juntos. Así pues muchos quedaron a la bolera, al cine, para hacer un partido de fútbol o hablar en una casa.

En mi caso fue diferente a los demás, no vimos a nadie de las dos escuelas en todo el fin de semana. Así pues esperamos a que fueran las 20:00 para coger el coche y partir a dos horas y media de viaje a la otra punta de la región de la Bretaña, el sud, Fouesnant, al lado de Quimper . Durante el camino hacia allí paramos a comer en un Mc Donalds y seguidamente volvimos al coche para llegar a tiempo. Una vez allí pude observar que el clima era mejor que en el norte, tanto la temperatura, como el clima y como las lluvias :). Llegamos hacia las 23:00 a una casa enorme para vivir diariamente donde 17 personas nos esperaban para saludarnos y hacer las camas para ir a dormir. Pues en mi habitación dormían los seis niños, los demás eran o padres o bebés.

La mañana siguiente nos despertamos temprano para coger dos zodiacos 5 metros de longitud que pertenecían a los propietarios de la casa. Las trajimos hasta un muelle con unos carros y los coches, una vez ya estuvieron las dos colocadas al mar y todos nosotros apretados a dentro, salimos a alta mar. El mar no estaba muy calmado y las zodiacos iban muy rápido, así pues a 50-60 km/h haciendo botes llegamos después de 45 minutos de viaje a unas isla, île de loc'h de Glénans con una sola casa y un castillo abandonado. Nos bajamos en una playa desierta y allí tomamos un picnic de bocatas, fruta y alguna especialidad bretona. Restamos en la playa durante casi bien dos horas y nos bañamos, jugamos con la arena, andamos y fuimos a ver la casa de lejos. Seguidamente volvimos a tomar los zodiacos para volver hacer los 45 minutos de viaje de vuelta hasta el muelle. Algunos cansados del viaje tomaron el coche y volvieron a casa, mientras que otros pocos nos quedamos en el barco para hacer wakebord. Al final yo no quise hacerlo ya que el agua estaba a 13°C y no me apeteció bañarme de nuevo, pero sí que observe como lo hacían los demás. Por la noche aún vinieron 8 personas más, pues era el aniversario de una madre y por eso habíamos quedado todos. Comimos, reímos, jugamos, hablamos y los niños fuimos a dar una vuelta hasta una playa. Al final nos fuimos a dormir los 10 niños que éramos a la una y media.

Al día siguiente nos despertamos a las 12:30. Como éramos muchos, nos dividimos en tres grupos, algunos fueron a dar una vuelta, otros con el barco y los últimos se quedaron en la casa. Yo fui a dar una vuelta con el barco, fuimos a un puerto medieval a ver la salida de una carrera de más de 30 veleros. Por la tarde hemos comido, jugado y a las 17:00 nos hemos despedido y cada familia ha vuelto a hacer el viaje hasta su casa. Durante el viaje los que aún no nos habíamos dormido hemos visto la “Patrouille de France”, unos aviones que con su motor hacen la bandera francesa al aire.

He pasado un muy buen fin de semana; he jugado, reído, hemos hecho muchas actividades y en general ha sido perfecto, en mi opinión creo que ha sido mejor hacer el fin de de semana que he hecho yo, que el que han hecho los que se han quedado aquí. 


Guillem González